Albert Camus:“Fue asombroso que muchos hombres que entraron en la resistencia no fueran patriotas de profesión.
Pero el patriotismo, en primer lugar, no es una profesión.
Es una manera de amar a la patria que consiste en no quererla injusta... y en decírselo”.

sábado, 14 de agosto de 2010

LA OLIGARQUÍA:

El 26 de abril de 1882 Benjamín Vicuña Mackena publicó una lista de familias adineradas, (ya estaban desapareciendo las familias propiamente aristocráticas). Todas ellas eras familias no santiaguinas. Edward, Goyenechea, Cousiño, Brown, Matte, Urmeneta, Errazúriz, Puelma, Vicuña, Subercaseaux, Baburizza, Montes, Braun. Menendez. Este abigarrado grupo, en alianza estrecha con las elites santiaguinas marcaba el ritmo de la historia chilena mediante la posesión de los bancos Sud Americano, de Chile, Edwards, Grace, Crédito e Inversiones, Panamericano. Todos ellos conectados en una especie de supergrupo que controlaba, el 70,6% de los capitales nacionales organizados en sociedades anónimas. El 70,6%.

La oligarquia en Chile: http://www.execlub.net/?p=1768

Esto  produce efectos en todas las actividades del país, en especial en los medios de comunicación ejerciendo su influencia sobre la opinión pública para que piensen como ellos. Estoy hablando de 1882.

La oligarquía chilena no se basa en familias tradicionales atadas a relaciones de tipo dinástico. Los grupos tradicionales o aristocráticos sólo prestan sus apellidos como elemento decorativo, como un Montt Errázuriz, trabajando para un inmigrante. Se le paga y bien. De aquí que el milagro de la perpetuación de estos apellidos, sinónimos de alta alcurnia, arrastra su prestigio por salones, por las universidades, por los edificios inteligentes del Sanhattan oficiando de gerentes generales de cualquier cosa, pero no constituyen la esencia de la oligarquía. Podrían eliminarse de un plumazo. Son ropa adicional y lo saben. De allí que la verdadera oligarquía pueda sobrevivir disfrazada de “clase media alta".
Como un ejemplo podemos contar la historia del inicio de una dinastía:
A finales del siglo XVIII y a inicios del XIX, Chile dejaba atrás el período de la Colonia y en el año 1804, cuando un buque inglés pirata –el Blackhouse- recala en La Serena con el pirata inglés George Edwards Brown.  Durante su estancia en La Serena, Edwards se enamora de Isabel Ossandón Iribarren y decide dejar la piratería. Escondido en la casa de Isabel, George Edwards espera la retirada de su tripulación. Al irse ella, es capturado por los españoles y transportado hacia El Callao, quedando preso por dos años. Cuando salió de prisión en 1806, vuelve a La Serena para contraer matrimonio con Isabel Ossandón en ese mismo año. Se le nacionalizó chileno y luego comenzó a dedicarse a ciertas actividades mineras de la región dando inicio a la familia Edwards; hoy un apellido más que influyente en el quehacer del país.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada