Albert Camus:“Fue asombroso que muchos hombres que entraron en la resistencia no fueran patriotas de profesión.
Pero el patriotismo, en primer lugar, no es una profesión.
Es una manera de amar a la patria que consiste en no quererla injusta... y en decírselo”.

sábado, 14 de agosto de 2010

LAS FUERZAS ARMADAS

LAS FUERZAS ARMADAS chilenas pasaron a ser símbolo de la soberanía y encarnaron lo mejor del espíritu de la nación pero ¿desde cuándo se han transformado en deliberantes? Han dejado atrás los parámetros románticos, más bien dicho se le quedaron atrás, y se han transformado en una patología de la vida política, una anomalía en relación con el buen supremo de la nación. Estoy en el 2010.
En Chile, como sabemos se contrató a quien tenía la última oportunidad profesional, un alemán llamado Körner que traicionó al presidente Balmaceda en 1891 uniéndose a los insurgentes. Es la conocida prusianización del nuestro ejército. Körner se enriqueció con la compra de armas, enriqueció a Alemania, a la oligarquía Chilena y a los cuerpos de oficiales chilenos. El avispado Körner trajo “la comisión” y por lógica añadidura la corrupción. El ejército primero es un negocio Veremos en qué termina el caso del General Vega. Razón tenía Álvaro Bardón cuando propuso privatizar las fuerzas armadas. Sería un negocio redondo contratar los servicios de la fuerza norteamericana y cuando tuviéramos algún problema con algún vecino mal humorado solicitar la presencia de un portaviones, total la orientación ideológica de nuestro país ya no se discute. No pasaríamos vergüenza.

Pero dejando el formato de la ironía, las Fuerzas Armadas se encuentran en la situación de una empresa con  todos los medios para obtener su mano de obra necesaria, a un precio muy por debajo de su precio de mercado. El Servicio Militar Obligatorio genera un coeficiente trabajo/capital que se encuentra muy lejos de la optimización de los recursos que se le ponen a disposición . En otras palabras, la Defensa Nacional cuesta caro puesto que se emplean demasiados hombres  y muy poco equipo. Hay mucho despilfarro de Horas-Hombre ligado a la subutilización de la capacidad productiva de cada hombre durante el tiempo - su tiempo - que dedica al Servicio Militar Obligatorio, puesto que el verdadero costo del recluta para la sociedad no es el modesto sueldo que se le entrega, sino el salario acumulado que hubiese percibido en la vida laboral durante su período en el Servicio Militar Obligatorio. Es un impuesto a la juventud disfrazado de un "servicio a la patria".
La oficialidad, antes del golpe militar pertenecía mayoritariamente a  los estratos medios y en las escuelas matrices los familiares tenían ingreso asegurado a ellas. El matrimonio de la oficialidad debía ser autorizado por la "superioridad" como una manera de cautelar una especie de endogamia con las ricas herederas generando una especie de casta o "familia militar". Dicho sistema asocia un nuevo eslabón entre la clase alta con el poder pero encapsula la mente militar haciéndolo inmune a la influencia exterior donde los dogmas son la razón de la vida. La tropa originaria del campesinado, obreros, pobres, no tiene más destino que transformarse en una célula al servicio de la “familia”. Entonces es una falacia decir que las fuerzas armadas son el pueblo de Chile; son una parte del poder, el cual no es exactamente popular.
Mi infancia está rodeada de decorativos sables, lustrosas botas, hermosas gorras de oficialidad. Mi padre era funcionario de la Armada y mi madre es montepiada de la Caja Previsional de la Defensa Nacional. También creí en el mito de la profesionalización de las fuerzas armadas no deliberantes y no políticas. Pero no deja de ser notable que en mi memoria guarde las primeras palabras, dirigidas a mí con nueve años, referidas a política, de parte de un cosaco. Pero eran referencias a igualdad y no a esta cosa rara de hoy en día,… cuya una postura es ser anticomunista, que dada la instancia globalizadora es como ser anticucho ¿?
Ese anticomunismo es una antigüedad que produjo la modernización norteamericana;  pero en la década de 1940, sustentada en la perversa Doctrina de la Seguridad Nacional destinada a la insurgencia revolucionaria. De la Escuela de las Américas egresaron 61 mil soldados chilenos adoctrinados, convencidos. Había que ser muy ciego para creer que en 1973 las Fuerzas Armada se mantendrían sin deliberar.
Yo no estoy en contra del "pueblo con uniforme", todo lo contrario, la futura revolución pasa inexorablemente por ellos, estoy contra la actual oficialidad militar mezclada con la socialité oligárquica. Altos mandos insensibles socialmente, pinochetistas de corazon, consumistas, hedonistas, ideologicamente neoliberales y rastreros con los poderes de turno, alineados y alienados con la nueva oligarquia, sumisos a álos intereses del imperio norteamericano, usufructuando de las leyes secretas y el 10 % del cobre, mas las "regalias" personales y sociales que les otorgó la dictadura. Hoy dia andan otorgandoles grado y uniforme a los mas conspicuos representantes de los grupos economicos que saquean Chile... (Roberto Thieme)
La gloria de hoy es: infringir la UNICA derrota militar, política, económica y social en la historia, al marxismo internacional. No; no suena bien. No hay héroes, honor, pundonor en eso, honra ni respeto.Y lo que es peor, coincido con una conclusión del poeta Armando Uribe: 

El Golpe de Estado no tuvo por objeto tomarse el gobierno, sino destruir el estado histórico chileno, que tenía 240 años. Los norteamericanos que se inmiscuyeron aquí, como Kissinger y el gobierno de Nixon, han dicho que Estados Unidos no podía dejar de intervenir cuando por irresponsabilidad del electorado se había elegido a una persona de izquierda, como era Allende. De modo que el objetivo era desarticular, disgregar a la sociedad civil chilena, que había permitido tal cosa en forma natural. Era natural que después de una Democracia Cristiana que promovía la revolución en libertad, y luego de una historia de progreso del pueblo en el siglo XX en materia de organizarse y participar del parlamento, el poder popular pudiera llegar al gobierno. Pero se disgregó a la sociedad civil chilena desde el ´73 en adelante,  y no se ha recompuesto . Lo que existe en Chile son grupos separados, por intereses o por vocación y la mayor parte de la población, de distintas maneras, se ha transformado en lumpen. No sólo en lumpen proletariado, del cual se hablaba en el siglo XIX, sino también hay lumpen burguesía, lumpen empresariado, lumpen intelectual.


Hay mucha gloria histórica en las Fuerzas Armada de Chile como emitir una liviana conclusión de menosprecio, hay mucho heroísmo, honor, para hacer escarnio de ellas por los sucesos del 73, pero no es menos cierto - y tengo absoluta certeza - que los cadetes de hoy siguen contaminados con  la doctrina perversa del enemigo interno y lo que es peor, siguen deliverando anclados en las ideologías del 70. La impronta de la contaminación ideológica de las fuerzas armadas no tienen remedio pero sin ellas no es posible el destino de la nación.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada