Albert Camus:“Fue asombroso que muchos hombres que entraron en la resistencia no fueran patriotas de profesión.
Pero el patriotismo, en primer lugar, no es una profesión.
Es una manera de amar a la patria que consiste en no quererla injusta... y en decírselo”.

sábado, 14 de agosto de 2010

MI HISTORIA DE CHILE

(Reflexiones desde La Historia de Chile de Armando De Ramón)

Acabo de concluir la lectura de la Historia de Chile de Armando de Ramón, de ella recuerdo algunas cosas que me han llamado la atención, es una visión o lectura de la historia desde la constitución de las oligarquías. No deja de ser interesante.

La inquietud por leerla me nació a raíz de una expresión de un parlamentario de la UDI negándose a aceptar la postulación, no recuerdo por qué región, de la hija de ...(olvidé su nombre) Lavin,  como parlamentaria, acusándola de pertenecer a la oligarquía política. Y sí; en política campea la oligarquía.



Luego del retorno a la democracia con los variopintos partidos de “sensibilidades” distintas, hemos regresado luego de 20 años de democracia bipartidista, a una especie de viciosa oligarquía parlamentaria. Y como creo que la oligarquía actúa sobre una sociedad como modelo ético; hago mis reflexiones.

En un viejo libro de educación cívica de un señor Becerra decía: la soberanía reside en EL PUEBLO. Yo lo creí pero esto era un mito, una fantasía humorística, una falacia adictiva y visible, porque los partidos políticos se ven o son  una jauría sedienta de cuotas de poder y adicta al sistema binominal, entes corporativos o mafias de la política, lacras o cúpulas de funcionarios vociferantes que viven al margen de lo que piensa su escasa militancia (2%) y muy divorciados del chileno prisionero de las políticas macroeconómicas.

¿Cómo es posible que se impida - legalmente - a los dirigentes sindicales y de organizaciones sociales, optar a cargos de representación popular y eso no ocurra con los empresarios?

Es necesario distinguir entre dominación y hegemonía. " Mientras la dominación es un concepto que alude a la posición relativa de una clase o de un grupo en la esfera de las relaciones de producción,    la hegemonía es la capacidad de esa clase o grupo  para universalizar en la esfera de la cultura y en el ámbito de lo simbólico, sus intereses particulares ". Una cosa, recuerda Tomás Moulian, es ser clase dominante y otra, distinta, es ser clase dirigente.

Concluyo entonces que la falta de un proyecto político, explica que estamos sujetos a la clase dominante y no a la clase dirigente. Da exactamente lo mismo si se es de izquierda o de derecha.  También explica un discurso de terror atávico,  tanto a un lado como al otro y en cierto modo explica... que todos seríamos en algún sentido de derecha.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada